Salud y ambiente /

Chernobyl, las imágenes olvidadas
a 30 años del desastre nuclear

El 26 de abril de 1986, el reactor 4 de la Central Nuclear de Chernobyl, en la actual Ucrania (ex URSS), explotó debido al sobrecalentamiento producto de una prueba fallida. Más de 160 toneladas de materiales altamente radiactivos y tóxicos fueron arrojados violentamente a la atmósfera esparciendo una nube letal que a los pocos días alcanzó a todo el hemisferio norte. Fueron envenenados el aire, el agua, la tierra y los alimentos. Más allá de las víctimas inmediatas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calculó en un informe que más de 6.800.000 personas fueron afectadas. En las décadas siguientes se produjeron miles de casos de cáncer, nacimientos con malformaciones y otras enfermedades causadas por la radiactividad. A 30 años de aquella catástrofe publicamos un compilado de testimonios fotográficos y videos, y un resumen histórico. Los informes indican que el impacto sobre la salud y la vida de miles de personas está lejos de haber concluido.

Reactor siniestrado de Chernobyl sobrevolado por helicópteros, posteriormente inutilizados por la altísima irradiación.

Reactor siniestrado de Chernobyl sobrevolado por helicópteros poco después de la explosión, posteriormente inutilizados por la altísima irradiación.

Sin ninguna duda, los llamados “niños de Chernobyl” representan la cara más dolorosa de este drama de la humanidad. Las fotografías, muchas de las cuales se encuentran dispersas e, increíblemente, poco conocidas hasta hoy por la opinión pública mundial, constituyen un claro llamado a la reflexión para todos, especialmente para quienes deben aún tomar decisiones sobre el rumbo tecnológico de nuestro futuro común. Advertimos a las personas impresioinables que deliberadamente esas imágenes se han compilado al final de esta nota. Abajo también pueden encontrarse una selección de videos documentales, y un resumen sobre la historia de la catástrofe nuclear de Chernobyl y sobre algunos de los informes que estiman el impacto –actual y futuro–, sobre la salud en la mayor parte de los países del hemisferio norte.

Liquidadores rumbo al reactor destruido con protección totalmente inadecuada a la altísima radiación.

"Liquidadores" rumbo al reactor destruido, con una protección totalmente inadecuada a los altísimos niveles de radiación. Muchos sucumbieron poco después.

El siniestrado Reactor 4 de la central nuclear de Chernobyl, una de las primeras vistas desde el aire

El siniestrado Reactor 4 de la central nuclear de Chernobyl, una de las primeras vistas desde el aire.

Liquidadores, vinieron miles de todas partes de la ex URSS a colaborar en las tareas de mitigación luego del desastre nuclear.

Liquidadores, vinieron miles de todas partes de la ex URSS a colaborar en las tareas de mitigación luego del desastre nuclear.

Liquidador con niño abandonado en Tatsenki, cerca de Chernobyl, octubre de 1986. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis

Liquidador con un niño abandonado en Tatsenki, cerca de Chernobyl, octubre 1986. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis

Pripyat, la ciudad fantasma, cercana a Chernobyl. Otrora poblada por 50.000 habitantes, la mayoría trabajadores de la siniestrada central nuclear.

Pripyat, la ciudad fantasma, cercana a Chernobyl. Otrora poblada por 50.000 habitantes, la mayoría trabajadores de la siniestrada central nuclear.

Escuelas, clubes e instalaciones abandonadas en Pripyat. Más de 100.000 personas debieron evacuarse en pocas horas. Jamás regresaron.

Escuelas, clubes deportivos e instalaciones abandonadas en Pripyat. Más de 100.000 personas debieron evacuarse en pocas horas. Jamás regresaron.

Máscaras de los "liquidadores" abandonadas. Foto, Toby Batchelor - HotSpot Media

Máscaras de "liquidadores" abandonadas. No filtraban la radiación. Foto, Toby Batchelor - HotSpot Media

Edificio de departamentos. Foto, Toby Batchelor - HotSpot Media

Edificio de departamentos. Foto, Toby Batchelor - HotSpot Media

Vivienda rural en la zona de exclusión. Foto D. Berehulak-Getty Images

Vivienda rural en la zona de exclusión. Foto D. Berehulak-Getty Images

Miles de habitantes rurales quedaron a la deriva, la mayoría no tenían una clara información del desastre nuclear. Foto Paul Fusco-Magnun Photos

Miles de habitantes rurales quedaron a la deriva, la mayoría no tenían una clara información del desastre nuclear. Foto Paul Fusco-Magnun Photos

Equipamiento militar irradiado y abandonado. Foto D. Berehulak-Getty Images

Equipamiento militar irradiado y abandonado. Foto D. Berehulak-Getty Images

Lo que una vez fue un consultorio médico. Foto, Toby Batchelor - HotSpot Media

Lo que una vez fue un consultorio médico. Foto, Toby Batchelor - HotSpot Media

 

Los niños de Chernobyl

“Se acumula y se ensaña, destruyendo las vidas de innumerables maneras. La nueva generación lleva el legado, una desconcertante cantidad de horribles defectos; bebés destrozados, daño cerebral, daño genético, fisiológico y neurológico, daños psicológicos. Ellos llevan las semillas malévolas de Chernobyl que se pasarán a la siguiente generación y otra vez a la siguiente y siguiente” –escribió Paul Fusco, uno de los fotógrafos que documentó, entre 1997 y 2000, la vida en los hospitales e instituciones que cuidan a miles de víctimas jóvenes. “La mayoría de ellos tienen problemas intratables y defectos de nacimiento. Algunos de los más dañados están en Novinki, un manicomio en las afueras de Minsk (actual Bielorrusia). Al nacer, muchos de estos niños son una revelación tan horrible para los padres que son abandonados inmediatamente al Estado y en pocos días se envían a Novinki. No se percibe ningún futuro para ellos. Algunos juegan, pero otros ni siquiera pueden moverse. Muchos viven vidas solitarias –congelados en el tiempo y en el espacio–, que reaccionan en secreto con los fantasmas que habitan en ellos. Cuando los hijos de Novinki alcanzan la mayoría de edad se envían al principal manicomio a vivir el resto de su vida, su futuro allí es un misterio”. Paul Fusco, foto ensayo: http://mediastorm.com/publication/chernobyl-legacy

 

Defectos congénitos por la radiación de Chernobyl. Novinki Asylum 1997. Foto Paul Fusco-Magnun Photos

Defectos congénitos por la radiación de Chernobyl. Novinki Asylum 1997. Foto Paul Fusco-Magnun Photos

Igor, 10 años, con leucemia en un hospital en Borovliany, Bielorrusia, 1995. Foto Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Igor, 10 años, con leucemia, hospital en Borovliany, Bielorrusia 1995. Foto Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Andrei, con cáncer de tiroides, hospital en Minsk, Bielorrusia, 1995. Foto Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Andrei, cáncer de tiroides, hospital en Bielorrusia 1995. Foto Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Funeral de Andrei, Minsk, Bielorrusia, mayo 1995. Foto Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Funeral de Andrei, Minsk, Bielorrusia, mayo 1995. Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Ana, 9 años, cáncer en los huesos, en el hospital Borovliany, 1995. Foto Funeral de Andrei, Minsk, Bielorrusia, mayo 1995. Foto Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Ana, 9 años, cáncer en los huesos, hospital Borovliany, 1995. Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Katia, 5 años, anormalidad genética, en el hospital N° 1 de Minsk, 1995. Ana, 9 años, cáncer en los huesos, en el hospital Borovliany, 1995. Foto Funeral de Andrei, Minsk, Bielorrusia, mayo 1995. Foto Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Katia, 5 años, en el hospital N° 1 de Minsk, 1995. Foto Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

El cáncer y la contaminación radiactiva mataron entre 4.000 y 200.000 personas. Pacientes (54 y 13 años) en Minsk, con cáncer de tiroides. Foto Gerd Ludwig

El cáncer y la contaminación radiactiva mataron entre 4.000 y 200.000 personas. Pacientes (54 y 13 años) en Minsk, con cáncer de tiroides. Foto Gerd Ludwig

Paciente de 16 años con cáncer en una clínica de Bielorusia. Foto Gerd Ludwig

Paciente de 16 años con cáncer en una clínica de Bielorusia. Foto Gerd Ludwig

Sacha, con leucemia en un hospital de Minsk. Falleció en julio de 1995. Foto Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Sacha, con leucemia en un hospital de Minsk. Falleció en julio 1995. Anatoli Kliashchuk/Sygma/Corbis

Niños en la aldea de Briansk, Sviatsk, 1996. La radiación estaba decenas de veces sobre lo normal. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis

Niños en la aldea de Briansk, 1996. La radiación estaba decenas de veces sobre lo normal. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis

Nadia, una niña abandonada, es cuidada en un horfanato de Ucrania, 1990. Igor Kostin/Sygma/Corbis

Nadia, una niña abandonada, es cuidada en un horfanato de Ucrania, 1990. Igor Kostin/Sygma/Corbis

Niño abandonado, en una clínica de Bielorrusia. Luego de la publicación de su foto fue llevado a Inglaterra. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis

Niño abandonado, en una clínica de Bielorrusia. Luego de la publicación de su foto fue llevado a Inglaterra. Imagen, Igor Kostin/Sygma/Corbis

Niñas ucranianas en el Centro Pediátrico de Tarará, Cuba. Se estima que entre 1990 y 2010 llegaron este lugar más de 20.000 afectados.

Niñas ucranianas en el Centro Pediátrico de Tarará, Cuba. Se estima que entre 1990 y 2010 llegaron a este lugar más de 20.000 afectados por el desastre de Chernobyl.

Niños de Chernobyl reciben distintas terapias en Cuba; fotografía registrada en 2009.

Niños de Chernobyl reciben distintas terapias en Cuba; fotografía registrada en 2009.

Cada 26 de abril se recuerda a las víctimas de Chernobyl en Ucrania, Bielorrusia y otros países de Europa.

Cada 26 de abril se recuerda a las víctimas de Chernobyl en Ucrania, Bielorrusia y otros países de Europa.

 

El legado de Chernobyl. Efectos:

La explosión liberó cien veces más radiación en la atmósfera que las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki.

• La radiación es invisible. No tiene olor. No respeta fronteras.

• La fuente más amenazante de radioactividad después de la explosión fue el Yodo 131 y es causa de cáncer.

• El Cesio 137 tardará cientos de años en desaparecer y está presente en el suelo. Se concentra en los alimentos incluyendo los silvestres, como bayas y setas.

• El Estroncio 90 no va a desaparecer por más de 2.000 años y podría afectar a la médula ósea. El organismo humano lo absorbe como si fuera el Calcio.

• El Plutonio 239 es el más tóxico de los residuos; su vida media es de 24.500 (veinticuatro mil) años. Puede causar cáncer de pulmón por inhalación en polvo.

• Las huellas de la lluvia radiactiva se encuentran en casi todos los países del hemisferio norte (más allá de Europa). Las cantidades de radiación distribuidas dependieron de la cantidad de lluvia o de la dirección del viento sobre determinados países. Bielorrusia, Ucrania y Polonia fueron los más afectados.

• La re-contaminación es un problema que se sigue produciendo. Los incendios forestales, por ejemplo, dispersan grandes cantidades de Cesio y Estroncio 90 a la atmósfera.

• La re-contaminación se produce actualmente a través de alimentos y agua, donde la gente tiene sus campos, cultivos y ganado, y comen sus propios productos alimenticios en algunas áreas contaminadas por la ceniza radiactiva que arrojó Chernobyl a la atmósfera.

• El problema de salud más evidente es el aumento de los cánceres de tiroides. Cerca de 4.000 casos de esta enfermedad afectan principalmente a aquellos que eran niños o adolescentes en el momento de la catástrofe de Chernobyl.

• En muchas zonas radiactivas, la tasa de natalidad se ha reducido en al menos un 40%, debido al temor de las mujeres de tener niños deformes o enfermos.

• Un área de más de 160.000 km² fue contaminada. Alrededor de 2.000 pueblos y ciudades han sido evacuados, algunos de ellos destruidos y enterrados.

• Más de 350.000 personas fueron reasentadas lejos de las zonas inmediatas, pero muchos millones de personas todavía permanecen en las zonas contaminadas afuera de la zona de exclusión.

• Más del 20% de las tierras agrícolas de Bielorrusia fue contaminada por las secuelas de la catástrofe de Chernobyl.

• Muchas instituciones están aún llenas de niños enfermos o que dejan para su atención las familias que no pueden hacer frente a los problemas sociales derivados de los nacimientos con enfermedades y malformaciones congénitas producto de la radiactividad de Chernobyl.

Las cifras citadas son a veces discutidas, pero es inocultable el efecto económico y psicológico en las personas, junto con los efectos sobre su salud y la de sus hijos. El desastre de Chernobyl ha generado una pésima situación, peor aún con la ruptura de las comunidades y las familias, lo que afecta a las personas más débiles: los niños.   Fuente: http://www.chernobylchildren.ie/about-chernobyl.html

A pesar de la destrucción, la radiación y el aislamiento total, prefieren morir en su propia tierra. Anciana de 92 años, en 2011. Foto Gerd Ludwig

A pesar de la destrucción, la radiación y el aislamiento total, prefieren morir en su propia tierra. Anciana de 92 años, en 2011. Foto Gerd Ludwig

Residente rural aislado y abandonado cultiva sus propios tomates radiactivos en el suelo contaminado con las cenizas de Chernobyl. Foto Gerd Ludwig

Residente rural aislado y abandonado cultiva sus propios tomates radiactivos en el suelo contaminado con las cenizas de Chernobyl. Foto Gerd Ludwig

Chernobyl, catástrofe olvidada?

El accidente de Chernóbil fue un accidente nuclear sucedido en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin (a 3 km de la ciudad de Prypiat, actual Ucrania) el sábado 26 de abril de 1986. Considerado, junto con el accidente nuclear de Fukushima I en Japón de 2011, como el más grave en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares (accidente mayor, nivel 7), constituye uno de los mayores desastres ambientales y sanitarios de la historia. Aquel día, durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de esta central nuclear produjo el sobrecalentamiento del núcleo del reactor nuclear, lo que terminó provocando su derretimiento y explosión. Se estaba experimentando con el reactor para comprobar si la energía de las turbinas podía generar suficiente electricidad para las bombas de refrigeración en caso de fallo, pero la situación se salió de control para los operadores.

La cantidad de dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito expulsados,4 materiales radiactivos y/o tóxicos que se estimó fue unas 500 veces mayor que el liberado por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945, causó directamente la muerte de 31 personas y forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación repentina de 116.000 personas provocando una alarma internacional al detectarse radiactividad en al menos 13 países de Europa central y oriental.

Después del accidente, se inició un proceso masivo de descontaminación, contención y mitigación que desempeñaron aproximadamente 600.000 personas denominadas “liquidadores” en las zonas circundantes al lugar del accidente y se aisló un área de 30 km de radio alrededor de la central nuclear conocida como zona de alienación, que sigue aún vigente. Una parte de los liquidadores se vieron expuestos a altos índices de radiactividad. Los trabajos de contención sobre el reactor afectado evitaron una segunda explosión de consecuencias dramáticas que podría haber dejado inhabitable Europa –un secreto celosamente guardado por años en la URSS y occidente.

Afectación de Europa por las cenizas radiactivas de Chernobyl. Mapa Daily Mail

Afectación de Europa por las cenizas radiactivas de Chernobyl. Mapa Daily Mail

Dos empleados de la planta murieron como consecuencia directa de la explosión esa misma noche a las 2 de la mañana, a la hora exacta que la explosión ocurrió, y otros 29 en las semanas siguientes. Unas 1.000 personas recibieron grandes dosis de radiación durante el primer día después del accidente, 200.000 personas recibieron alrededor de 100 mSv, 20.000 cerca de 250 mSv y algunos más de 500 mSv. En total, 600.000 personas recibieron dosis de radiación en los trabajos de descontaminación posteriores al accidente. Unas 5.000.000 de personas continuaron viviendo en áreas contaminadas y 400.000 en áreas gravemente contaminadas. Hasta hoy no existen trabajos concluyentes sobre la incidencia real, y no teórica, de este accidente nuclear en la mortalidad poblacional.

Tras largas negociaciones con el gobierno ucraniano, la comunidad internacional financió los costes del cierre definitivo de la central, completado el 15 de diciembre de 2000. Inmediatamente después del accidente se construyó un «sarcófago», para aislar el interior del exterior, que se ha visto degradado en el tiempo por diversos fenómenos naturales por lo que corre riesgo de desplomarse. En 2004 se dio inicio a la construcción de un nuevo sarcófago para el reactor. En 2010 el peso de la nieve derrumbó el techo. El resto de reactores de la central están cerrados.

Expansión de la nube radiactiva de Chernobyl al día 10. Imagen Corbis

Expansión de la nube radiactiva de Chernobyl al día 10. Las cenizas se esparcieron prácticamente sobre todo el hemisferio norte. Imagen Corbis

La explosión provocó la mayor catástrofe en la historia de la explotación civil de la energía nuclear. Alrededor de 135.000 personas tuvieron que ser evacuadas de los 155.000 km² afectados, permaneciendo extensas áreas deshabitadas durante muchos años al realizarse la reubicación posteriormente de otras 215.000 personas.  La radiación se extendió a la mayor parte de Europa, permaneciendo los índices de radiactividad en las zonas cercanas en niveles peligrosos durante varios días. La estimación de los radionucleidos que se liberaron a la atmósfera se sitúa en torno al 3,5% del material procedente del combustible gastado (aproximadamente seis toneladas de combustible fragmentado) y el 100% de todos los gases nobles contenidos en el reactor. De los radioisótopos más representativos, la estimación del vertido es de 85 petabecquerelios de 137Cs y entre el 50 y el 60% del inventario total de 131, es decir, entre 1.600 y 1.920 petabecquerelios. Estos dos son los radioisótopos más importantes desde el punto de vista radiológico, aunque el vertido incluía otros en proporciones menores, como 90Sr o 239Pu.

Niveles de radiación en Europa por las cenizas de Chernobyl. Mapa UNEP-ONU

Niveles de radiación en Europa por las cenizas de Chernobyl. Mapa UNEP-ONU

La contaminación de Chernóbil no se extendió uniformemente por las regiones adyacentes, sino que se repartió irregularmente en forma de bolsas radiactivas (como pétalos de una flor), dependiendo de las condiciones meteorológicas. Informes de científicos soviéticos y occidentales indican que Bielorrusia recibió alrededor del 60 % de la contaminación que cayó en la antigua Unión Soviética. El Informe TORCH 2006 afirma que la mitad de las partículas volátiles se depositaron fuera de Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Una gran área de la Federación rusa al sur de Briansk también resultó contaminada, al igual que zonas del noroeste de Ucrania.

Trabajadores realizando mantenimiento en la destruida central de Chernobyl, 2005. Incluso en los trajes de protección sólo pueden estar 15 minutos por día. Foto Gerd Ludwig.

Trabajadores realizando mantenimiento en la destruida central de Chernobyl, 2005. Incluso con los trajes de protección sólo pueden estar 15 minutos al día. Foto Gerd Ludwig.

En Europa occidental se tomaron diversas medidas al respecto, incluyendo restricciones a las importaciones de ciertos alimentos. En Francia se produjo una polémica cuando el ministerio de Agricultura negó en mayo de 1986 que la contaminación radiactiva hubiese afectado a ese país, contradiciendo los datos de la propia administración francesa. Los medios de comunicación ridiculizaron rápidamente la teoría de que la nube radiactiva se hubiese detenido en las fronteras de Francia.

Tablero del Reactor 4 en una foto del reportero gráfico alemán Gerd Ludwig para su informe La larga sombra de Chernobyl.

Tablero del Reactor 4 en una foto del reportero gráfico alemán Gerd Ludwig para su informe La larga sombra de Chernobyl.

También Polonia fue ampliamente afectada y su población expuesta a altos niveles de radiación principalmente los primeros días luego del accidente, dado que las autoridades soviéticas se negaban a dar una información amplia –hasta que los altísimos niveles de radiación atmosférica comenzaron a detectarse en países vecinos que iniciaron, como en el caso de Suecia, dando un alerta internacional.

Jardín de infantes en Pripyat, 2005. Más de 350.000 personas fueron evacuadas para siempre de esta ciudad y la zona de exclusión que incluía decenas de aldeas rurales.

Jardín de infantes en Pripyat, 2005. Más de 350.000 personas fueron evacuadas para siempre de esta ciudad y la zona de exclusión que incluía decenas de aldeas rurales.

Antes del accidente el reactor contenía unas 190 toneladas de combustible nuclear. Se estima que más de la mitad del yodo y un tercio del cesio radiactivos contenidos en el reactor fue expulsado a la atmósfera; en total, alrededor del 3,5% del combustible escapó al medio ambiente. Debido al intenso calor provocado por el incendio, los isótopos radiactivos liberados, procedentes de combustible nuclear se elevaron en la atmósfera dispersándose en ella. Los liquidadores recibieron grandes dosis de radiación. Según estimaciones soviéticas, entre 300.000 y 600.000 “liquidadores” (personal enviado para las desesperadas tareas de control y contención, en los restos del reactor aún caliente y en toda la zona de influencia contaminada con elementos radiactivos) trabajaron en las tareas de limpieza de la “zona de evacuación” de 30 km alrededor del reactor, otra parte de ellos entraron en la zona dos años después del siniestro.

Niños emigrados por sus familias a zonas de Ucrania, Bielorrusia y otros países de la ex URSS poco después de la catástrofe. El tren remite a la imagen de otro holocausto.

Niños emigrados a zonas de Ucrania, Bielorrusia y otros países de la URSS poco después de la catástrofe. El tren remite a la imagen de otro holocausto.

Inmediatamente después del accidente, la mayor preocupación se centró en el yodo radiactivo, con un período de semidesintegración de ocho días. A fecha de 2011, las preocupaciones se centran en la contaminación del suelo con Estroncio-90 y Cesio-137, con periodos de semidesintegración (o vida media) de unos 30 años. Otros radionúclidos pueden tener casi 88 años de vida media como el Plutonio 238 y hasta 24.500 años de vida media, como el Plutonio 239. Los niveles más altos de Cesio-137 se encuentran en las capas superficiales del suelo, donde son absorbidos por plantas, insectos y hongos, entrando en la cadena alimentaria.

Estación de radar valuada en mil millones de dólares, abandonada en la zona de exclusión. Igor Kostin/Sygma/Corbis

Estación de radar valuada en mil millones de dólares, abandonada debido a la alta irradiación en la zona de exclusión. Fotografía de Igor Kostin/Sygma/Corbis

Las formas físicas y químicas del escape incluyen gases, aerosoles y, finalmente, combustible sólido fragmentado. Sobre la contaminación y su distribución por el territorio de muchos de estos elementos y partículas esparcidos por la explosión del núcleo del reactor de Chernobyl no hay informes públicos. Algunas personas en las áreas contaminadas fueron expuestas a grandes dosis de radiación (de hasta 50 Gy) en la tiroides, debido a la absorción de Yodo-131, que se concentra en esa glándula. El yodo radiactivo procedería de leche contaminada producida localmente, y se habría dado particularmente en niños.

Edificios gubernamentales abandonados en Pripyat. Muchos analistas coinciden en que Chernobyl aceleró el desmembramiento de la ex URSS.

Edificios gubernamentales abandonados en Pripyat. Muchos analistas coinciden en que Chernobyl aceleró el desmembramiento de la ex URSS y el inicio del fin de la llamada era nuclear.

Varios estudios demuestran que la incidencia de cáncer de tiroides en Bielorrusia, Ucrania y Rusia se ha elevado enormemente. Algunos expertos piensan que la mayor parte del aumento detectado se debe al aumento de controles. Sin embargo algunos científicos temen que la radiactividad afectará a las poblaciones locales durante varias generaciones, la cual se cree que no se extinguirá hasta pasados 30.000 años.

Sólo entre 1989 y 1990 fueron documentadas más de 400 nacimientos de animales deformes. Las fotos produjeron una conmoción en Moscú. Imagen Igor Kostin/Sygma/Corbis

Sólo entre 1989 y 1990 fueron documentadas más de 400 nacimientos de animales deformes cerca de Chernobyl. Las fotos produjeron una conmoción en Moscú. Imagen Igor Kostin/Sygma/Corbis

Las autoridades soviéticas comenzaron a evacuar la población de las cercanías de la central nuclear de Chernóbil 36 horas después del accidente. En mayo de 1986, aproximadamente un mes después del accidente, todos los habitantes que habían vivido en un radio de 30 km alrededor de la central habían sido desplazados. Sin embargo la radiación afectó a una zona mucho mayor que el área evacuada.

Entierro de la aldea Kopatchi, a 7 km de Chernobyl, en un área irrecuperable. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis

Entierro de la aldea Kopatchi, a 7 km de Chernobyl, en un área irrecuperable. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis


El informe del Fórum de Chernóbil

En septiembre de 2005, el Informe del Fórum de Chernóbil (en el que participan entre otros el OIEA, la OMS y los gobiernos de Bielorrusia, Rusia y Ucrania) estimó que el número total de víctimas que se deberán al accidente se elevará a 4000 (mejor estimador). Esta cifra incluye los 31 trabajadores que murieron en el accidente, y 15 niños que murieron de cáncer de tiroides. Todos ellos forman parte de las 600.000 personas que recibieron las mayores dosis de radiación. La versión completa del informe de la OMS, adoptado por la ONU y publicado en abril de 2006, incluye la predicción de otras 5.000 víctimas entre otros 6,8 millones de personas que pudieron estar afectadas, con lo que se alcanzarían las 9.000 víctimas de cáncer. Entre otras críticas, en 2006 el especialista Alex Rosen expresó sus dudas acerca del informe por considerar que los datos del mismo son anticuados y no toman en cuenta más que las repúblicas ex soviéticas. Otras críticas se refieren al acuerdo que une al OMS y al OIEA que obliga a la primera a consensuar previamente sus informes relacionados con sus competencias con el OIEA.

Parque de diversiones de Pripyat, contaminado con Plutonio uno de cuyos radioisótopos tiene una vida media de 24.500 años. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis

Parque de diversiones de Pripyat, contaminado con Plutonio uno de cuyos radioisótopos tiene una vida media de 24.500 años. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis

 

El informe TORCH

Este estudio, publicado en 2006 (en inglés The Other Report on Chernobyl, “El Otro informe sobre Chernóbil”) se realizó a propuesta del Partido Verde alemán europeo. En él se destaca que el informe del Fórum de Chernóbil sólo tomó en consideración las áreas con exposición superior a 40 000 Bq/m², existiendo otros países donde existe contaminación con niveles inferiores a ese valor (Turquía, Eslovenia, Suiza, Austria y Eslovaquia), pero que también resultan vulnerados. Se indica que el 44% de Alemania y el 34% del Reino Unido también fueron afectados. También se señala que se necesita un mayor esfuerzo de investigación para evaluar las incidencias de cáncer de tiroides en Europa, prediciendo de 30.000 a 60.000 muertes sólo por cáncer debidas al accidente así como un aumento de entre 18.000 y 66.000 casos de cáncer de tiroides sólo en Bielorrusia. Según este informe se ha observado un incremento medio del 40% de tumores sólidos en Bielorrusia. Además señala que la inducción de cataratas y de enfermedades cardiovasculares tienen conexión con el accidente. Este informe fue revisado en la campaña sobre las radiaciones de bajo nivel, donde se observó que  «era una revisión teórica de una pequeña parte de la evidencia acumulada en los veinte años transcurridos desde el desastre de Chernóbil» que «revela desviaciones consistentes al ignorar o minusvalorar desarrollos cruciales en radiobiología», además de que ignora un gran volumen de evidencias en Rusia, Bielorusia y Ucrania.

Homenaje a víctimas que fueron trabajadores de la central nuclear, un 26 de abril.

Homenaje a víctimas que fueron bomberos y trabajadores de la central nuclear, un 26 de abril.


Otros estudios y alegatos

El ministro de Sanidad ucraniano afirmó en 2006 que más de 2.400.000 ucranianos, incluyendo 428.000 niños, sufren problemas de salud causados por la catástrofe nuclear. Tal como señala el informe de 2006 de la ONU, los desplazados por el accidente también sufren efectos psicológicos negativos causados por éste.  El estudio Radiation-Induced Cancer from Low-Dose Exposure (Cáncer inducido por exposición a bajas dosis de radiación) del Committee For Nuclear Responsibility (Comité para la responsabilidad nuclear) estima que el accidente de Chernóbil causará 475.368 víctimas mortales por cáncer.

Otro estudio muestra un incremento de la incidencia del cáncer en Suecia. También se ha relacionado un cambio en la relación entre sexos en el nacimiento en varios países europeos con el accidente. El sumario del informe “Estimaciones sobre el cáncer en Europa debido a la precipitación radiactiva de Chernóbil”, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, publicado en abril de 2006, afirma que es improbable que los casos de cáncer debidos al accidente puedan ser detectados en las estadísticas nacionales de cáncer. Los resultados de análisis de tendencia en el tiempo de casos y mortalidad de cáncer en Europa no muestran, hasta ahora, un incremento en tasas de cáncer, aparte de los casos de cáncer de tiroides en las regiones más contaminadas, que se pueden atribuir a la radiación de Chernóbil”.

Aldeas sin electricidad, agua, ni asistencia médica en Jitomir, Ucrania, área altamente radiactiva. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis, 1991

Aldeas sin electricidad, agua, ni asistencia médica en Jitomir, Ucrania, área altamente radiactiva. Foto Igor Kostin/Sygma/Corbis, 1991

 

Sin embargo, aunque estadísticamente indetectable, la Asociación estima, basándose en el modelo lineal sin umbral, que se pueden esperar 16.000 muertes por cáncer debidas al accidente de Chernóbil hasta 2065. Sus estimaciones tienen intervalos de confianza al 95% muy amplios, entre 6.700 y 38.000 muertes. Un estudio del GSF (Centro Nacional de Investigaciones del Ambiente y la Salud) de Alemania, muestra evidencias de un incremento en el número de defectos congénitos en Alemania y Finlandia a partir del accidente.

Algunas fuentes de consulta:

Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Accidente_de_Chernóbil

Archivos fotográficos: http://www.magnumphotos.com, http://www.cerebral-coffins.com/spk/chernobyl.html, Corbis, entre otros.

Paul Fusco, foto ensayo: http://mediastorm.com/publication/chernobyl-legacy

Videos documentales (Ctrl + click)

El desastre nuclear de Chernobyl, 1986.
https://www.youtube.com/watch?v=NeFZHcv51Ig
Documental completo, Discovery.

El Corazón de Chernobyl.
http://www.youtube.com/watch?v=duX2sRGJa2I
Documental español, impactante, sobre los niños enfermos.

Dos días que conmovieron al mundo.
http://www.youtube.com/watch?v=lorvPrViEOw
Filme de la BBC, historia de la energía nuclear y de Chernobyl.

Los niños de Chernobyl.
https://www.youtube.com/watch?v=p-DfSQq1iew

Chernobyl, la noche del fin del mundo.
https://www.youtube.com/watch?v=7fcb37CdW5Y

Prypiat la ciudad fantasma.
http://www.youtube.com/watch?v=jTrTtlkWMgo

Chernobyl, la película que nunca se vio.
http://www.youtube.com/watch?v=96mvwSFT8Ug

 

Publicado en: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>