Argentina / emergencia nacional

Con grave falta de información el dengue
avanza sobre el territorio argentino

  • El director nacional de Prevención de Enfermedades, Hugo Fernández admitió a la Agencia EFE, que los casos de dengue podrían ser, en realidad, entre 20.720 y 41.440, mientras se discute si las primeras víctimas fatales son seis, siete o más.
  • Entretanto PROTEGER llamó a los periodistas, medios de comunicación, docentes, agentes de salud y organizaciones sociales de todo el país a que ayuden a frenar la expansión de los brotes y el contagio de la población “hoy mayormente indefensa y sin claras indicaciones de cómo y dónde actuar”.
  • “En Argentina, con la ayuda de la TV, radios y prensa escrita, escuelas y organizaciones de la sociedad movilizadas se pudo evitar una epidemia de cólera en los ’90. Hoy la expansión violenta del dengue muestra la falta de información efectiva para que la gente entienda el modo de defenderse y accione rápidamente eliminando los criaderos del mosquito transmisor, Aedes aegypti”, advirtió la ONG.
Distribución geográfica del Aedes aegypti, el mosquito transmisor del dengue. Precisamente en esta área se registran los brotes epidémicos. Mapa: D. Vezzani, A. Carbajo, UBA.

Distribución geográfica del Aedes aegypti, el mosquito transmisor del dengue. Precisamente en esta área se registran los brotes epidémicos. Mapa: D. Vezzani, A. Carbajo, UBA.

Buenos Aires, 6 abril 2009 (Agencia RENA).- El mosquito transmisor del dengue, el Aedes aegypti, ha superado la barrera del paralelo 35 de latitud sur, que era su límite histórico. Aunque el vector está presente en Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Salta, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán, registrándose en 580 de los 854 municipios del país, los brotes infecciosos abarcan seis provincias.

Mientras se discute si ya son seis o siete las muertes por dengue en el país –los últimos decesos ocurrieron en Chaco y Catamarca–, el Ministerio de Salud nacional informó que los casos confirmados superan los 5.830. Pero es necesario recordar que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cifra real de personas infectadas es siempre mayor a los casos que se confirman por análisis de laboratorio.

El director nacional de Prevención de Enfermedades, Hugo Fernández admitió a la Agencia EFE que “se estima que por cada caso reportado podría haber entre cinco y diez casos no reportados”, tal como se infiere de una regla de proyección estadística elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para países emergentes.

Es decir que los 4.144 casos de dengue podrían ser, en realidad, entre 20.720 y 41.440. “Muchos pueden ser casos asintomáticos o con sintomatología leve, pero se convierten en huéspedes del virus y pueden propagar la enfermedad al ser picados por el mosquito vector”, explicó Fernández.

En las últimas horas ONGs y funcionarios del interior del país denuncian una cifra sustancialmente más elevada que la oficial. La organización humanitaria Centro Nelson Mandela, de Chaco, sostiene que sólo en esa provincia, vecina a Paraguay, hay más de 11.000 enfermos. Mientras la subsecretaria de Medicina Preventiva de Catamarca, Mirella Orellana, sostuvo que en lo que va de 2009 se han detectado 4.000 casos de dengue en esa provincia del noroeste, donde la pobreza estructural y la epidemia de dengue en la cercana Bolivia influyen en la expansión de la enfermedad.

Llamado urgente

Entretanto, la Fundación PROTEGER llamó a los periodistas, medios de comunicación, docentes, agentes de salud y organizaciones sociales de todo el país a que aprovechen su enorme poder y ayuden a frenar la expansión de los brotes de dengue y el contagio de la población “hoy mayormente indefensa y sin claras indicaciones de cómo y dónde actuar”.

Según la prestigiosa organización litoraleña, en Argentina, con la ayuda de la TV, radios y prensa escrita, escuelas y organizaciones de la sociedad movilizadas se pudo evitar una epidemia de cólera en los ’90; “hoy la expansión del dengue muestra la falta de información efectiva para que la gente conozca el modo concreto de defenderse y accione rápidamente eliminando los criaderos del mosquito transmisor, el Aedes aegypti”, comparó.

“Los mosquitos vectores del dengue ponen sus huevos en el agua limpia de recipientes y basura domésticos. Las campañas efectivas priorizan la eliminación de los criaderos, casa por casa, con ayuda de los propios vecinos. La fumigación sola no resuelve el problema de fondo, sólo mata los mosquitos adultos y no los huevos y larvas –y no destruye los criaderos: todo objeto capaz de juntar agua de lluvia o de riego”, reiteró el director de PROTEGER, Jorge Cappato, quien ya en los ’90 había advertido sobre la expansión del dengue en los países sudamericanos a las autoridades de Santa Fe.

“Vecinos, empiecen a limpiar sus patios ahora, no esperen ni un minuto más. No se queden esperando, el dengue no espera, ni perdona, ni escucha promesas. Tampoco se termina fumigando, lo cual es sólo un paliativo. Mientras haya criaderos de mosquitos en los patios, en los techos, en las veredas, en baldíos, gomerías, cementerios y en lugares abandonados cerca de las casas, habrá dengue. Pongan tapas a los tanques de agua, tambores y aljibes. Tapen bien los bebederos. Vacíen las piletas. Pongan boca abajo los baldes y fuentones. Destruyan o entierren ya mismo los neumáticos usados, o guárdenlos bajo techo para que no junten agua de lluvia. Los mosquitos no descansan sábados, domingos ni feriados”, advirtió Cappato en una entrevista de Radio Sudamericana, de Corrientes.

“Como los huevos del Aedes pueden enquistarse en el invierno y sobrevivir, resistiendo incluso al cloro y a los insecticidas, como demuestra un reciente estudio de la Fundación Fiocruz, de Brasil, hay un enorme riesgo para el próximo verano si no se destruyen los objetos y recipientes con agua en los ambientes domiciliarios y peri-domiciliarios, con la participación activa de toda la comunidad y sus organizaciones”, destacó.

“Esto es lo que dicen las recomendaciones de la OMS muy claramente, desde hace veinte años. Ahora la sociedad y el Estado deben reaccionar inmediatamente para evitar que el dengue se haga endémico en la Argentina; si esto sucede sería aún un mayor desastre sanitario, social y económico para el país”, resaltó Cappato.

Exhortación de la OPS

El brote de dengue fue objeto de una advertencia lanzada la semana anterior por la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la argentina Mirta Roses Periago, que exhortó a “aumentar los esfuerzos en la lucha contra el dengue”.

“El dengue no es sólo una responsabilidad del sector de salud: se requiere un enfoque integrado y multidisciplinario, incluyendo municipios y el apoyo fuerte de los medios de difusión con mensajes de prevención y educación claros y precisos.  Los servicios de salud deben garantizar el tratamiento oportuno” –dijo la Dra. Roses.

“Se deben reclutar a la comunidad, a los grupos de religiosos y las asociaciones para limpiar los vecindarios y deshacerse de recipientes que contienen agua estancada que albergan mosquitos e intercambiar información de prevención”, precisó la experta.

“Los gobiernos tienen que fortalecer la vigilancia, el control de sitios que favorecen la multiplicación de los mosquitos y el manejo clínico del paciente”, dijo la máxima autoridad de la OPS, organización que depende de la Organización Mundial de la Salud.

Indicaciones precisas

Esa información precisa, ampliamente conocida por los especialistas desde hace más de dos décadas, no parece haber circulado por el Chaco en tiempo y forma. Médicos del hospital de Charata revelaron que las medidas preventivas se adoptaron un mes después del informe oficial que desnudó los primeros casos de la enfermedad en la ciudad. Y denunciaron que fueron obligados a callarse y no informar sobre la situación a la comunidad, a trasmano de cualquier lógica científica.

En diálogo con RENA, el doctor Severo Rennis, del Hospital 4 de junio de Roque Sáenz Peña, otra ciudad del Chaco severamente castigada por la enfermedad, dijo que hubo “imprevisión”. La Universidad Nacional del Noreste (UNNE), explicó, “avisa desde hace muchos años sobre la presencia del transmisor”. La Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), publicó un mapa del Aedes en febrero de 2008 que muestra porqué hay dengue hasta en Pergamino, provincia de Buenos aires, agregó.

“Son incontables los enfermos, debe considerarse que son más de 10 mil y algo cercano a eso hay en Charata y Sáenz Peña. Los datos son secreto de Estado”, afirmó. “Hasta el lunes ante pasado el gobernador (Jorge Capitanich) decía que había 17 casos, el miércoles en el programa ‘A dos Voces’ en TN reconoció más de 700, el jueves la ministra de Salud del Chaco reconoció más de 800, el viernes la ministra de Salud de la Nación Ocaña reconoció más de 1.200. Hoy ya reconocen más de 4.500”, recordó Rennis.

Educación y saneamiento

Por su parte, la licenciada Marina Stein, responsable del Área de Entomología del Instituto de Medicina Regional de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), consideró “posible” eliminar el vector del dengue “con grandes inversiones y políticas de vigilancia y control”, en una entrevista con la publicación El Universitario.

“Esta enfermedad se manifiesta a través de epidemias de carácter súbito y masivo, dónde el número de casos puede disminuir a partir de la disminución de la abundancia del vector. En las décadas del 50 y del 60 las campañas continentales de erradicación del vector lograron combatirlo y la Argentina junto con otros países se declararon libres de Aedes aegypti. Esto quiere decir que es posible su control y/o erradicación”, explicó.

“Pero el abandono de las campañas hizo que el mosquito proliferara y reinfestara nuevamente los sitios de dónde había sido eliminado. Estas campañas no fueron acompañadas de políticas de saneamiento del medio que impliquen la provisión de agua potable de manera regular, recolección y tratamiento de residuos de manera adecuada, impidiendo la proliferación de sitios de cría. Tampoco fueron acompañadas de campañas educativas sostenidas en el tiempo de manera de generar nuevos hábitos en la gente, que impidan la acumulación de recipientes de cría en las viviendas, agravado por el deterioro socio-económico de la población. Es posible con grandes inversiones primarias y políticas de vigilancia y control sostenidas en el tiempo”, consideró.

“Es necesario que sepamos que el mosquito está en la Argentina desde hace 20 años y actualmente está presente en las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Salta, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán, registrándose en 580 de los 854 municipios de la Argentina, lo que demuestra que no es nada fácil combatirlo. Por otro lado, desde 1998 venimos sufriendo epidemias de dengue y ya circulan 3 variedades del virus lo que produjo la aparición de dengue hemorrágico en Salta y posiblemente en Chaco. Todos estos son factores de alto riesgo para la población”, advirtió.

En todo el norte y centro del país

La doctora Delia Enría, directora del Instituto de Enfermedades Virales Humanas “Julio Maiztegui” (INEVH) de Pergamino, donde funciona el laboratorio nacional de referencia para diagnóstico del dengue, desmintió que se hayan visto desbordados por la epidemia, en diálogo con el diario La Opinión de esa ciudad bonaerense.

El INEVH coordina desde 1996 una red nacional de dengue, fiebre amarilla y arbovirus. Allí se analizan muchas de las muestras para determinar el diagnóstico de la enfermedad causada por el mosquito Aedes aegypti.

“El INEVH tiene el rol de estudiar determinado tipo de muestras, por cuanto la función de la red nacional de dengue es la vigilancia laboratorial, hacer a la vigilancia, lo que significa que sus objetivos son detectar temprana y oportunamente la circulación de los virus dengue que en nuestro país, por condiciones climáticas fundamentalmente y por el tamaño de las poblaciones afectadas, se van reintroduciendo año a año”, explicó.

“De ninguna manera nuestro Instituto está desbordado ni ha rechazado ninguna muestra; las únicas que no toma son las que el sistema de calidad rechaza, muestras sin datos o en mal estado, muestras que no están tomadas correctamente”, aclaró. “Hay una estrategia en el marco de la cual se deben tomar de una determinada manera, pero el Instituto de ninguna manera rechaza muestras, trabaja en conexión con la red provincial que tampoco está desbordada, estamos todos con mucho trabajo y la intención es seguir trabajando juntos”.

Consultada sobre el alcance que tiene la responsabilidad ciudadana en el control de la enfermedad, Enría dijo que “hay acciones preventivas que tenemos que tomar todos, es necesario que revisemos qué reservorios de agua limpia tenemos en nuestras casas y todo recipiente que sea capaz de ser un sitio propicio para la reproducción del mosquito que como sabemos ha invadido nuestro territorio, incluso sobrepasando el paralelo 35 de latitud sur que era su límite histórico”.

“Evitar la existencia de sitios con agua limpia donde se reproduzca el vector urbano de la enfermedad es la principal tarea de prevención que se puede realizar”, agregó.

“Este vector, que es el mismo de la fiebre amarilla, fue ‘erradicable’, me reservo alguna duda, durante la década del 50 mediante acciones intensivas de salud públicas tendientes a la eliminación con un insecticida que fue altamente efectivo y con poder residual. Hoy no podemos usar este insecticida porque está prohibido, y los que contamos lamentablemente no actúan sobre el huevo, la larva o la pupa”, reveló.

Más víctimas fatales

Una mujer llamada Susana Giménez, que había sido dada por muerta el lunes último, finalmente murió ayer miércoles por la tarde en el hospital Perrando, de Resistencia, Chaco. Había sido internada en Charata y trasladada por una micro hemorragia, provocada por una inyección mal dada, según se dijo, presuntamente para bajarle la fiebre producto del dengue, informó Clarín.

Las autoridades provinciales y nacionales negaron que estuviera infectada. Pero desde el Ministerio de Salud nacional admitieron que harán análisis para determinar las causas de su muerte. Algunos especialistas creen que tenía dengue y que falló la atención.

La existencia de dos víctimas de dengue en Charata – Susana Giménez y otra mujer, también del mismo apellido pero sin parentesco, habían sido anunciadas por el intendente de Miguel Tejedor el lunes pasado. Pero luego se desmintió y la ministra de Salud de la Nación, Graciela Ocaña, pidió que se rectificara el dato.

En Catamarca se confirmó ayer que una mujer murió efectivamente por dengue (figuraba como “sospechado”). Se supo también que hay dos muertes más con síntomas de esa infección: otra mujer y un niño. Si estos dos nuevos fallecimientos en Catamarca se confirman, con los dos decesos por dengue en Charata, Chaco y dos anteriormente en Tartagal y Orán, Salta, las víctimas fatales podrían elevarse a siete como mínimo.

A paso firme

El dengue sigue su marcha sin pausa por el territorio argentino. El ministro de Salud de Mendoza, al oeste del país, Sergio Saracco confirmó 11 casos importados en su provincia, donde se intensificaron las tareas de fumigación en la zona de residencia de las personas que padecen la enfermedad. “Tenemos 11 casos detectados en la provincia, todos importados, de los cuales 3 han sido confirmados por el laboratorio de Pergamino, que es el referente nacional”, expresó el funcionario.

En Tucumán (NOA) ya hay un brote epidémico. La cantidad de casos difundida oficialmente se duplicó en las últimas 48 horas y también se multiplicó la cantidad de enfermos. El ministro de Salud, Pablo Yedlin, anunció que “hasta hoy, tenemos 151 casos detectados, de los cuales 26 están confirmados” con estudios de laboratorio, informó Clarín.

La cantidad de enfermos de dengue en Jujuy (NOA) creció también en los últimos días y llega a un total de 332, según el ministro de Salud Víctor Urbani. El funcionario precisó que los nuevos casos reconocidos son 49 pero aseguró que “el brote está controlado” y aconsejó a los vecinos cuidar la limpieza y evitar la acumulación de agua en recipientes.

En la provincia de Catamarca (NOA) un especialista en bioquímica sostuvo que registran entre 7 y 9 casos positivos por día.

“El número de pacientes que concurren a realizar consultas se incrementó un 40 por ciento”, dijo en declaraciones a la prensa Rubén Lejtman, y sostuvo que el aumento se produjo tras conocerse el primer caso de dengue.

En Corrientes (NEA), el director de Programas y Recursos Humanos de Salud Pública, Jorge Cialzeta, informó ayer de la existencia de 18 casos autóctonos (todos en el barrio Progreso, de la capital) y 12 importados, de personas que contrajeron la enfermedad en Chaco y en el sur de Brasil.

La ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires ya registran 158 casos importados. También estarían afectados por dengue importado pacientes en Formosa (norte), Entre Ríos (NEA) y hasta se investiga un caso en Santa Cruz, en el extremo sur.

Imprevisión

El inicio de la epidemia fue en Bolivia, donde hay más de 50 mil infectados. Se dispersó hacia Paraguay y a la Argentina, donde primero empezaron a desarrollarse los casos “importados”.

En las primeras semanas de febrero aparecieron los casos autóctonos en Salta y Jujuy, provincias limítrofes con Bolivia. “Después ocurrió lo singular de esta epidemia: los casos autóctonos se desarrollaron en provincias que antes no los habían registrado, como Catamarca, Chaco y Tucumán”, dijo a Clarín Juan Carlos Bossio, director de epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación.

“Se esperaban casos de dengue, porque se había registrado circulación del virus en los veranos pasados. Pero es probable que en algunos lugares, como la provincia de Chaco, los diagnósticos se hicieron tardíamente y eso contribuyó a la proliferación de los mosquitos con el virus”, reconoció el funcionario.

Tomás Orduna, infectólogo del Hospital Muñiz, dijo a Clarín: “Cuando se desencadenó en Bolivia, era previsible que afectara a la Argentina, pero el sistema de salud falló al no reaccionar a tiempo. Apenas se detectan los casos importados, hay que hacer fumigaciones en la zona alrededor de las casas de los afectados y promover más la eliminación de recipientes con agua para evitar criaderos de mosquitos. Las campañas no fueron intensivas ni locales”.

“Nos callaron”

Médicos del hospital de Charata aseguraron a la prensa local que las medidas preventivas para evitar el avance de la epidemia de dengue se adoptaron un mes después del informe oficial que reveló los primeros casos de la enfermedad en Charata. También afirmaron que fueron obligados a callarse y no informar sobre la situación a la comunidad.

Los seis médicos de planta del nosocomio, acompañados por los contratados, se unieron para desmentir las palabras de la ministra de Salud del Chaco, Sandra Mendoza, sobre los salarios que cobran los contratados. También aseguraron que el gobierno de la provincia no tomó las acciones preventivas adecuadas en tiempo y forma cuando fueron informados los primeros casos de dengue en Charata, a mediados de febrero. Y confirmaron que una circular del ministerio público los obligó a “no informar o siquiera hablar sobre dengue”.

Los médicos señalaron textualmente: Las medidas sanitarias necesarias para controlar la enfermedad no fueron implementadas sino hasta un mes después de informada la misma. La circular que es de público conocimiento prohíbe a los médicos de este nosocomio informar o siquiera hablar sobre dengue, lo cual consideramos erróneo ya que lo primero que se debe realizar es informar a la población para que todos tomemos las medidas necesarias.

Por falta de personal, en la guardia atiende un solo medico a un promedio de entre 150 y 200 pacientes por día. Han prestado colaboración médicos de planta pero es insuficiente. El director del hospital ha pedido reiteradamente desde hace un año médicos generales para las guardias y el manejo de pacientes internados, pero la respuesta fue desfavorable.

El médico Hernán Castiglione admitió que “la infraestructura está quedando chica” para atender la emergencia. Y reveló que el único refuerzo recibido desde Resistencia es un terapista, un médico clínico y un anestesista, además de varios enfermeros.

Más cerca de la vacuna

La doctora Enría, titular del Maiztegui, confirmó que su institución -dependiente del Estado- desde hace dos años trabaja en un proyecto para que se disponga de un kit para el diagnóstico de la enfermedad, “kit comerciales que son promisorios, pero que deben estar validados”.

También reveló que “el segundo tema en el que estamos trabajando intensamente, y por eso estamos viajando mucho, es en un proyecto que intenta agilizar la disponibilidad de vacunas contra el dengue”.

“Estamos en muchas en etapa de desarrollo y hay algunas que han alcanzado la fase 2 b de evaluación en terreno y pensamos que este trabajo puede darnos en el tiempo una probable arma de control de la enfermedad”, confió.

Para Enría “se está más cerca” de desarrollar una vacuna, aunque aclaró que “no es fácil, es un proceso muy complejo y hay una serie de dificultades técnicas, pero estamos más cerca, no quiero crear expectativas, pero estamos bastante más cerca”.

Fuente: Juan Ignacio Manchiola, Agencia RENA.

 

PARA INFORMACIÓN Y ENTREVISTAS sobre PREVENCION DEL DENGUE

Jorge Cappato

Director Fundación PROTEGER

Celular: 0342 154 484 293 / 96

Fijo Oficina: 0342 – 455 8520

Email: (Aktiviere JavaScript, um die Email-Adresse zu sehen)

 

Dr. Severo Rennis

Matrícula Nacional Nº 52972

Médico del Hospital 4 de junio

Roque Saenz Peña, Chaco

Teléfono: 03734 – 470571

Email: (Aktiviere JavaScript, um die Email-Adresse zu sehen)

 

Federico González Brizzio

Coordinador de Comunicaciones

Teléfono: 02901 – 434646

Email: (Aktiviere JavaScript, um die Email-Adresse zu sehen)

 

NOTAS RELACIONADAS

IMPORTANTE: en este link se pueden bajar materiales útiles para campañas de educación y prevención, videos, power points, mapas y documentos clave.

El dengue pone en jaque a la región, empujado por el calentamiento global

http://www.proteger.org.ar/doc850.html

Aumentan los casos de dengue y alertan a toda la región

http://www.proteger.org.ar/doc606.html

Tartagal, entre las obras y el temor al dengue

http://www.proteger.org.ar/doc849.html

Nota publicada en 1998 en el diario El Litoral de Santa Fe, analizando la epidemia ocurrida en los noventa y alertando sobre epidemias futuras

http://www.proteger.org.ar/download/archivos/Dengue1998Litoral.pdf

TEMAS RELACIONADOS

Publicado en: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>