Consumo y salud /

Prohiben biberones plásticos
con aditivos cancerígenos

•El Ministerio de Salud de la Argentina prohibió la fabricación, importación y venta de biberones de policarbonato con BPA (Bisfenol A), una sustancia química cancerígena. La misma medida se adoptó en países como Canadá, Estados Unidos y la Unión Europea, desde 2009. Suecia acaba de prohibirlo en los recipientes para la población infantil.
•Los efectos del “bisfenol A” se manifiestan también a largo plazo: cáncer de mama, cáncer de próstata y otras partes del cuerpo; afecta también la fertilidad –según evidencian estudios científicos. Enrique Luque, investigador de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y el Conicet, advirtió que el problema del “bisfenol A” no se resuelve con la prohibición de las mamaderas.
•“El BPA está también presente en pinturas de latas de conserva, en la tinta de los tickets de comercios y en sellantes odontólogicos. Las embarazadas deberían evitar el contacto con esos productos para no transferirles el bisfenol A a sus hijos a través de la placenta”. También debe exigirse en forma urgente el etiquetado de todos los productos que contengan BPA -coinciden los expertos.

No sólo puede haber mamaderas de policarbonato con bisfenol A, el aditivo se usa también en otros productos. Urge una campaña para informar y reclamar una norma sobre etiquetado en favor de la salud pública.

No sólo puede haber mamaderas plásticas con "bisfenol A", el aditivo se usa también en otros productos. Urge una campaña por la norma de etiquetado.

Buenos Aires, setiembre 2012.-. El Ministerio de Salud de la Argentina prohibió la fabricación, importación y venta de biberones y mamaderas de policarbonato que contengan BPA (bisfenol A), una sustancia química altamente cancerígena. La misma medida ya se había adoptado en países desarrollados, como Canadá, Estados Unidos y la Unión Europea, desde 2009. Suecia acaba de prohibirlo en cualquier recipiente alimentario dirigido a la población infantil. La prohibición busca evitar los efectos nocivos que puedan causar en la salud de los lactantes.

Las lesiones que produce el “bisfenol A” en el organismo se manifiestan también a largo plazo: cáncer de mama, cáncer de próstata y otras partes del cuerpo. El bisfenol afecta también la fertilidad –según se evidencia en estudios científicos.

Enrique Luque, investigador de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y el Conicet, advirtió que el problema del “bisfenol A” no se resuelve con la prohibición de las mamaderas. “Está también presente en pinturas de latas de conserva, en la tinta de los tickets de comercios y en sellantes odontólogicos. Por lo cual, las embarazadas deberían evitar estar en contacto con esos productos para no transferirles el bisfenol A a sus hijos a través de la placenta”.

Para identificar a las mamaderas con bisfenol A, hay que leer el rótulo y corroborar si es posible de qué material están hechas. Si aparece el policarbonato en su composición, entonces tienen el bisfenol. Sin embargo hay dudas de que todos los plásticos con bisfenol estén etiquetados ya que esto no es obligatorio. Una alternativa segura es comprar sólo biberones de vidrio.

Luque apunta precisamente a la necesidad de una norma amplia. “Lo que falta hacer en la Argentina es que haya una norma que obligue a los fabricantes de productos plásticos a que identifiquen con claridad si están libres de bisfenol A. Es un derecho del consumidor: al no existir esa norma, los consumidores hoy no pueden saber si los productos que adquieren tienen o no la sustancia que puede afectar la salud”.

Según evidencia científica, cuando los plásticos se calientan en determinadas condiciones, existe el riesgo de que pequeñas cantidades de BPA se desprendan de los recipientes que contienen alimentos y bebidas, pasando a estos productos, y pudiendo ser ingeridas.

“Está bien que se hayan prohibido las mamaderas con bisfenol A, aunque sea una medida tardía para la Argentina. Ya en 2005, teníamos evidencia científica que demostraba que podía ser perjudicial para la salud humana, especialmente para los bebés”, opinó Enrique Luque, profesor de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL e investigador principal del Conicet.

“Nuestros trabajos fueron tomados en cuenta cuando en los Estados Unidos y en Europa se prohibieron las mamaderas. La autoridad sanitaria argentina esperó a que legislen otros países”.

La medida fue anunciada en el Boletín Oficial. “Está en consonancia con las agencias regulatorias más exigentes del mundo, como la de Estados Unidos, Europa, Brasil o Canadá”, consideró Matías De Nicola, director del Instituto Nacional de Alimentos (ANMAT). El bisfenol A se utiliza para fabricar un plástico duro, conocido como policarbonato y resinas epoxi.

Según De Nicola, “la mayoría de las empresas fueron adecuando la composición de estos productos y en el mercado ya hay muchas mamaderas fabricadas con polipropileno, en lugar de policarbonato”. El polipropileno puede reemplazar el policarbonato en mamaderas, ya que este plástico no contiene al bisfenol A.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) es un organismo descentralizado de la Administración Pública Nacional, creado en 1992. Colabora en la protección de la salud humana, asegurando la calidad de los productos de su competencia: medicamentos, alimentos, productos médicos, reactivos de diagnóstico, cosméticos, suplementos dietarios y productos de uso doméstico.

Historia de la investigación

Desde 1990, el equipo de trabajo del Laboratorio de Endocrinología y Tumores Hormonodependientes (LETH) de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL (FBCB-UNL) desarrolla investigación básica y aplicada en el área de la salud y el ambiente. Recientemente, sus trabajos fueron seleccionados para respaldar un informe oficial de EEUU que alerta sobre la exposición de fetos y recién nacidos a un compuesto químico de acción hormonal: el bisfenol A. Los investigadores del LETH estudian los tumores hormono-dependientes desde 1991.

En los últimos años, distintos trabajos científicos pusieron en duda las concentraciones de bisfenol A (BPA) consideradas “seguras” para la salud humana. Ante esa evidencia uno de los organismos rectores en la materia, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, según sus siglas en inglés) del gobierno de los Estados Unidos, convocó a un comité de expertos para evaluar la rigurosidad científica de los trabajos publicados en torno al tema. El equipo de profesionales dirigidos por el Dr. Enrique Luque y la Dra. Mónica Muñoz-de-Toro contribuyó con sus investigaciones, algunas de las cuales ya habían sido comentadas en 2005 en la prestigiosa revista “Nature”.

Según explica Luque, el Comité se reúne desde 2006 en encuentros públicos, en donde se ponen en consideración la cantidad de animales experimentados, las dosis aplicadas, las vías de administración, las condiciones de los experimentos y la estadística utilizada. El Comité sesionó, evaluó, debatió y seleccionó una serie de trabajos para la redacción de su informe y el 14 de abril emitió sus conclusiones, confirmando los efectos negativos de la exposición al químico.

De los más de 1.000 trabajos presentados, fueron seleccionados 247; entre ellos, 6 fueron aportados por el LETH. En base al informe, las cámaras legislativas estadounidenses solicitaron la revisión de las dosis consideradas “seguras” y pidieron la rotulación de los recipientes que contienen BPA.

Por su parte, el Ministerio de Salud de Canadá solicitó a su gobierno la prohibición del uso de biberones de plástico que contienen policarbonato. Como corolario, algunas conocidas cadenas comerciales (Wal-Mart, Sears, Toys R Us) retiraron los biberones de sus góndolas y algunos fabricantes se excusaron esgrimiendo que las investigaciones sólo demuestran efectos en animales de laboratorio. En nuestro país, hasta el momento, se desconoce la posición tomada por los organismos de control local.

Perturbación endócrina y cáncer

En adultos, la exposición a BPA puede no ser perjudicial. Pero el feto durante la gestación y el recién nacido son mucho más sensibles. Esta etapa es crítica para el crecimiento, desarrollo y diferenciación de órganos y tejidos. Por eso el Ministerio de Salud de Canadá ha solicitado la prohibición de biberones plásticos “porque es el medio por el cual se alimentan muchos bebés, la fuente en donde se halla BPA y hay que evitar la ingesta”, explica Luque.

Cuando irrumpe un perturbador endócrino, como el BPA, ocurre una alteración en el mecanismo de señales que puede dejar una marca en el genoma (material genético contenido en las células del organismo). El crecimiento va a continuar, sin aparente modificación; sólo habrá cambios muy sutiles, pero trascendentales.

“Supongamos que se interrumpe la exposición al perturbador endócrino luego del nacimiento -sigue Luque- pero la marca quedó. Entonces más adelante, en la pubertad o en la menopausia o en algún momento de la vida adulta de la persona, cuando ocurre un nuevo acomodamiento hormonal, esa información alterada que estaba guardada se manifiesta en una alteración funcional, como un tumor”.

Estos efectos no son inmediatamente palpables como sí lo es una intoxicación a causa de erupciones volcánicas o la mortandad de peces por emanación de desechos fabriles. Pero las consecuencias en la salud de la población pueden ser de igual o mayor gravedad. Ante estas evidencias, la industria argumenta que los efectos adversos experimentados en animales aún falta comprobarlos en humanos. La respuesta habría que buscarla en lo acontecido con otro compuesto químico: el DES.

Dos veces con la misma piedra

En 1933, un laboratorio inglés dedicado a la síntesis de químicos con acción hormonal, desarrolló el dietilestilbestrol (DES). El DES posee acción estrogénica y la industria farmacéutica lo usó como anabólico para engorde de ganado y en medicina humana. Desde los años ‘40 se lo indicaba a mujeres con amenaza de abortos espontáneos en el primer trimestre de gestación. Al recibir este medicamento, el embarazo no se interrumpía y el bebé nacía en aparente buen estado de salud. No se observaron, en lo inmediato, efectos adversos.

Recién en los años ‘70, un médico clínico que trabajaba en el Hospital Escuela de Harvard (Boston, EEUU) se alarmó ante la inesperada aparición de carcinomas vaginales en mujeres adolescentes. Inquieto, comprobó que la variable constante en estas pacientes era que sus madres habían sido tratadas con DES. El trabajo se publicó y en 1971 se prohibió el uso médico del DES, clasificándolo como sustancia química que produce cáncer. Actualmente son miles los “hijos del DES” que visitan los consultorios médicos arrastrando diversas patologías.

Para sumar coincidencias, en el mismo laboratorio donde se elaboró el DES fue sintetizado el BPA (1930). Al BPA se lo usa desde la década del ‘50 en la industria del plástico. Lo que esperan los investigadores es que se aplique el “principio de precaución”: no esperar a que ocurra con el BPA lo que ocurrió con el DES.

El informe del Comité de la EPA lo respalda. “Hoy en día la polémica se estableció aunque hace tiempo que lo venimos sugiriendo. Las evidencias que se presentaron deberían ser suficientes para tomar medidas”, culminan Muñoz-de-Toro y Luque.

Cómo prevenir la exposición al BPA

Las madres embarazadas y los recién nacidos son los que más deben cuidarse de la exposición al BPA. Para reducir la exposición a bisfenol A (BPA), se debe:

- Evitar calentar comida o líquidos en recipientes de plástico del tipo de los policarbonatos (el calor libera el BPA del plástico).

- Comer menos comida envasada en latas (el interior de las latas posee pintura epoxi que contiene BPA).

- Exigir que los fabricantes de plásticos indiquen cuáles contienen BPA.

- Usar vidrio, cerámica, porcelana o acero inoxidable cuando sea posible, especialmente para comidas o bebidas calientes.

- No usar mamaderas de plástico de policarbonato.

Fuentes: Ministerio de Salud de la Nación, Comunicado Oficial. Prensa de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) http://www.fbcb.unl.edu.ar/pages/posts/anmat-prohibio-la-fabricacion-de-mamaderas-que-tengan-bisfenol-184.php y http://www.unl.edu.ar/noticias/noticia.php?nid=9561

Publicado en: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>