Ambiente y ciudad

Reclaman educación y participación
para conservar el arbolado urbano

•La conservación de las especies arbóreas es clave para la calidad de vida urbana. Desde la Fundación PROTEGER advierten que particulares y empresas realizan podas y extracciones ilegales. Reclaman un programa de capacitación y concientización con participación de escuelas, vecinales, ONGs y grupos de jóvenes entre otros.
•PROTEGER presentó la propuesta “Plazas Educadoras” con “la idea de que los alumnos, vecinos y visitantes aprendan vivencialmente sobre nuestras especies de árboles y plantas nativas, esencial para la identidad urbana y cultural de una ciudad”.
•La ONG remarcó la necesidad de implementar una fuerte campaña de comunicación, educación y participación ciudadana. “Sin esto, gran parte del presupuesto municipal invertido en la forestación se pierde y no alcanzará los resultados proyectados en el plan de arbolado urbano”.

Las podas y extracciones ilegales de arbolado público son habituales en obras de construcción y remodelación. Las multas llegan tarde. Foto PROTEGER

Las podas y extracciones ilegales de arbolado público se multiplican. Son habituales en obras de construcción. Las multas llegan tarde. Foto PROTEGER

Santa Fe, 13 setiembre 2012 (Diario El Litoral).- En Santa Fe como en otras localidades de provincia la poda y las extracciones ilegales de árboles son problemas que preocupa, y urge que las autoridades locales tomen cartas en el asunto. Esa es la advertencia y el pedido que la Fundación PROTEGER realizó recientemente luego de un relevamiento que detectó numerosas extracciones de especies arbóreas jóvenes y sanas, en manos de particulares y empresas. La entidad reclama que desde los gobiernos locales se articule con escuelas, vecinales y ONG’s, programas educativos y de concientización sobre la conservación de las especies arbóreas.

El arbolado urbano es un factor fundamental en el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de una ciudad. Equilibra el ambiente, haciéndolo más saludable. Cumple un rol fundamental en la regulación del clima local, contribuye a mitigar los efectos del cambio climático y aporta una función reguladora de los ciclos hídricos. “Cuantos más espacios verdes, árboles y césped hay en una ciudad, menos riesgos hay de inundaciones por excedentes hídricos de las lluvias”, explicó a El Litoral, Jorge Cappato, director de PROTEGER.

En Santa Fe está la vigente Ley Provincial Nº 9.004 de Protección del Arbolado Público, que en su artículo 1º prohíbe la extracción y poda del arbolado (“especies arbóreas leñosas u ornamentales plantadas en lugares destinados al uso público”). Sólo se autoriza la extracción o poda en los casos de ejemplares que estén “en estado de decrepitud o de deficiente conformación; cuando las especies presenten un deficiente estado sanitario, o cuando causen daños o importen un peligro a personas o bienes”, entre otras excepciones, señala la norma.

Podas y extracciones

Pero la realidad muestra otra cosa: “Hicimos recientemente un muestreo y concluimos que hay numerosos casos de podas y extracciones ilegales de árboles sanos en toda la ciudad. Días atrás registramos un árbol entero depositado en un contenedor con escombros, en una obra de remodelación edilicia. En la zona costera, alguien tronchó brutalmente tres árboles de no menos de 80 años, que estaban en perfecto estado de salud. Hablamos de podas salvajes, actos que son violatorios de la ley”, advirtió el ambientalista.

Para ejercer un control público en orden a la normativa actual y evitar extracciones indiscriminadas, “hace falta un esfuerzo social e institucional coordinado, porque hay muchos actores involucrados. La cadena va desde la maestra enseñando en la escuela y los medios de comunicación hasta la responsabilidad de una inmobiliaria o de una constructora; porque cuando se remodela un inmueble o se construye un edificio, es muy habitual que se saquen compulsivamente los árboles de la vereda”, destacó.

Plazas Educadoras

“El municipio local plantó recientemente unos 6 mil árboles. Se invirtieron muchos recursos económicos y humanos. Pero esta iniciativa, si no es acompañada por un programa de concientización que involucre a escuelas, entidades intermedias, organismos del Estado y demás actores, caerá en saco roto: sin educación pública sobre el tema, el índice de sobrevivencia de esos ejemplares será muy escaso”, fue su pronóstico.

En este sentido, PROTEGER envió en mayo de este año a las autoridades municipales una propuesta para la implementación de un programa de educación, capacitación y comunicación que apunte a generar conciencia pública sobre la importancia de conservar y mejorar el arbolado urbano. En este sentido, se planteó la idea de las Plazas Educadoras: “Esto es que en los espacios públicos paulatinamente se reponga el arbolado con árboles nativos, se identifiquen las especies, se coloquen carteles con información e imágenes, trabajando con las escuelas de todos los niveles. De esta manera, se aprovechará las plazas para que los alumnos, los vecinos y visitantes aprendan vivencialmente sobre nuestras especies de árboles y plantas nativas”.

Identidad y especies

La identidad es, precisamente, una de  las claves de la propuesta. “La identidad geográfica y cultural de una ciudad para el turismo receptivo y para los propios habitantes es fundamental. Y también lo es la identidad ecosistémica, preservando y reponiendo especies autóctonas”, resaltó Cappato.

“Lo importante es que se ponga en marcha un esfuerzo coordinado que apunte a la concientización, capacitación y comunicación para revertir el problema de las podas y extracciones ilegales y avanzar hacia la forestación de los grandes espacios verdes con especies nativas. El que debe convocar es el Estado local”, subrayó finalmente.

Opinión de expertos

El 25 de abril pasado, por invitación del Gobierno de la Ciudad de Santa Fe y con la presencia del intendente municipal José Corral, se realizó una jornada de trabajo sobre arbolado urbano entre funcionarios municipales de la cartera ambiental y reconocidos expertos nacionales en la temática.

Entre los participantes invitados estaban Ana Faggi, Directora del Jardín Botánico del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Buenos Aires; Gabriel Burgueño, experto en planificación y diseño del paisaje, ex administrador del Parque de Flora Nativa Benito Quinquela Martín de Buenos Aires; Gustavo Aparicio, director de conservación de la Fundación Hábitat y Desarrollo; Rita Widder, especialista en arbolado de la ciudad de Esperanza; María Isabel Laurencena, ex Directora de Espacios Verdes de Paraná; y Jorge Cappato, de la Fundación PROTEGER.

“La recomendación unánime fue reponer ejemplares con especies nativas. Desde PROTEGER se remarcó la necesidad de implementar una fuerte campaña de concientización, educación y participación ciudadana. Sin este componente gran parte del presupuesto municipal invertido en la forestación se pierde y no alcanzará los resultados que se propone en el plan de arbolado urbano”, señalaron desde la ONG.

Fuentes: Diario El Litoral, Luciano Andreychuk. Prensa PROTEGER

Publicado en: Noticias

Comentarios

  1. jorge.cappato dijo:

    Si vemos las podas ilegales y extracciones salvajes/ ilegales del los últimos meses, llegaremos a la triste conclusión de que en la ciudad la conciencia de la importancia del árbol (elemental para una conciencia ecológica a tono con el siglo XXI), tiende a -100. más triste para quienes hemos trabajado en sembrar esta conciencia en el país, y desde luego en nuestra ciudad por casi 4 décadas. slds!, Jorge Cappato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>