Argentina /

La sustentabilidad de la fauna ictícola, los
frigoríficos y la exportación de sábalos

  • La Fundación Hábitat llamó a defender los recursos naturales y apoyó el control estatal sobre la pesca comercial.
  • Respondió a notas de prensa de los frigoríficos de pescado de río y aseguró que su línea argumental “opera como coartada o excusa para disimular sus miserias” y que “están desprestigiados ante la opinión pública”.
  • La ONG destacó “la trayectoria, prestigio y compromiso” de la Fundación Proteger, “que, con gran esfuerzo, instala en la agenda pública la defensa de nuestros ríos y su naturaleza”.

Santa Fe, 19 junio 2007 (Diario El Litoral).- La Cámara de Frigoríficos de Pescado de Río, Acopiadores y Afines de la Provincia de Santa Fe ha dedicado sus últimos dos comunicados de prensa (ver diario El Litoral 20/04/07 y 12/06/07) a atacar a Jorge Cappato, director de la Fundación Proteger y presidente del Comité Argentino de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

En dichos textos, los frigoríficos acusan a fundaciones de recibir dinero del extranjero. También sostienen que resulta “sugestiva” la acción por intermedio de la prensa “de fundaciones o miembros de ellas -que se dicen ambientalistas, ecologistas o protectoras de la fauna ictícola- cuando estas altruistas intenciones disfrazan otros objetivos que no son precisamente los que dicen cuidar”.

Dando continuidad a su enfoque, persisten en su línea de análisis con argumentos inexactos, confusos, alentando un chauvinismo en el que el mundo exterior a la Argentina es de temer -especialmente los Estados Unidos de Norteamérica y Europa-, mientras que ellos son las víctimas.

Luego, asignan a los ambientalistas una gran sagacidad para utilizar a la prensa y a los legisladores en función de sus “ocultas intenciones” bajo el paraguas de proteger el recurso. Por último, le endilgan a Cappato “ignorancia o pereza”.

“Embarrar la cancha”

En el barrio diríamos que la conducta de los frigoríficos apunta a embarrar la cancha, a atacar a la persona en vez de exponer públicamente los fundamentos según los cuales entienden que su modelo de explotación asegura a perpetuidad el recurso y genera beneficios sociales junto con el beneficio privado. Hoy es evidente que los frigoríficos de pescado, acopiadores y pescadores industriales de río están desprestigiados ante la opinión pública, culpa de la prensa por supuesto, ingenuamente utilizada por los ambientalistas astutos.

Hechos como el fallido atentado con una granada en la sede de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable ocurrido en coincidencia con el inicio de la veda a la pesca industrial, la noticia de la detención, en Buenos Aires, de traficantes de droga que utilizaban las exportaciones de sábalo como vehículo de su mercancía y, lo más importante, el hecho de que su actividad haya tenido que ser regulada para evitar la depredación a la que estaban sometiendo el recurso, no tienen nada que ver con el desprestigio del que hoy gozan.

La estrategia utilizada, entonces, es instalar en la sociedad la idea de que sinvergüenzas somos todos, un argumento que opera como coartada o excusa para disimular sus propias miserias. Rechazamos, en definitiva, la descalificación como metodología para imponer una posición.

La Fundación Hábitat y Desarrollo no integra el Consejo Provincial Pesquero; en su momento tomamos esa decisión por no tener los recursos institucionales para participar de este organismo con la dedicación que merece. Decidimos integrar y concentrar nuestros esfuerzos en el Consejo Consultivo Provincial de Bosques Nativos. Sin embargo, sentimos la necesidad de responder públicamente porque conocemos la trayectoria de Fundación Proteger, con las cuales tenemos probablemente más diferencias conceptuales que coincidencias -el reclamo por una pesca sustentable es una de estas coincidencias-, pero esta circunstancia no nos impide reconocer la trayectoria, prestigio y compromiso de esta institución que, con gran esfuerzo, instala en la agenda pública la defensa de nuestros ríos y su naturaleza.

Pesca industrial y control del Estado

Consideramos que la pesca industrial en la cuenca del río Paraná sólo es factible con una fuerte regulación y control estatal que asegure el estricto cumplimiento de todas las leyes y normativas que atañen a la actividad, desde las laborales e impositivas a los cupos, vedas y restricciones.

Además, debe desarrollarse en el marco de un programa sustentable de aprovechamiento del recurso. Esto significa que la actividad debe asegurar beneficios sociales, la conservación del recurso ictícola y natural a perpetuidad y -por supuesto- la obtención de una renta para los privados que allí invierten.

Por último, creemos que la provincia, con la creación de la Subsecretaría de Pesca y Recursos Naturales y las regulaciones y poder de policía que desde ella ha comenzado a ejercer, está bien encaminada en orden al establecimiento de un programa de uso sustentable del recurso pesca. Aún queda mucho por hacer para maximizar los beneficios que la pesca puede otorgar. Se debe seguir fortaleciendo institucional, logística y operativamente a la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, y a todos -esto incluye tanto al sector privado como a nosotros, los ambientalistas, y al Estado, por supuesto.

Actuemos, por lo tanto, de manera realista y responsable para evitar reproducir errores donde ganan muy pocos y pierde la mayoría.

Sergio Recio – Pablo Tabares
Director ejecutivo y vicepresidente
Fundación Hábitat y Desarrollo

TEMAS RELACIONADOS

Publicado en: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>