Entrevista a Yolanda V. Jordán López /

Tóxicos en el hogar: la amenaza
oculta para la salud de los niños

• Yolanda Victoria Jordán López, española, es escritora, pedagoga y docente. Su libro Tu bebé, libre de tóxicos, 152 páginas, recién publicado por UNO Editorial, es el fruto de una exhaustiva investigación sobre un tema tan crucial para la salud de los niños como ignorado por los grandes medios.
Tu bebé, libre de tóxicos es una obra rigurosa, basada en fuentes inobjetables, y de fácil lectura. Un texto que debería estar en todos los hogares, ya que no es posible proteger a nuestros niños sin información sobre las amenazas que se esconden en muchos elementos de uso y consumo diario.
• Lo que sigue es una entrevista de Prensa PROTEGER a la autora del libro que nos enseña lo esencial sobre una realidad mayoritariamente desconocida.

"Tu bebé, libre de tóxicos", una guía impresincindible para defender la salud de nuestros hijos y de nuestro hogar frente a un enemigo insidioso.

"Tu bebé, libre de tóxicos", una guía imprescindible para defender la salud de nuestros hijos y de nuestro hogar frente a un enemigo insidioso. Foto PROTEGER

_¿Cómo nace en vos la inquietud por el tema de los tóxicos en la vida cotidiana?

En mi familia siempre llevamos un estilo de vida natural y saludable. Algo básico, no fumamos, escogemos alimentos libres de aditivos –ecológicos, en la medida de lo posible–, y utilizamos sólo productos de higiene personal naturales. Sin embargo, debo reconocer que no éramos totalmente conscientes de cómo el propio entorno del hogar puede perjudicar nuestra salud. Vivíamos de forma sana pero sin preocuparnos demasiado por ello. Al quedar embarazada, se acentuó mi interés por lo natural y me propuse escoger con acierto los productos para el aseo de mi bebé, su ropita, los elementos de su habitación…

En esa búsqueda encontré una sorprendente variedad de sustancias y aditivos con los que estamos en contacto y que afectan nuestra salud y la de nuestros pequeños. Comencé a recopilar toda esta información para mí, con el fin de ofrecer a mi hijo únicamente productos saludables y que éste pudiera crecer en un ambiente lo más sano posible. Así comenzó todo. Cada día mi interés crecía y con ello mi preocupación. Continué leyendo artículos, investigaciones y libros. Ni familiares, ni amigos con niños pequeños, sabían nada del tema. Esto se convirtió en mi cruzada personal: todos los padres de bebés y niños debían conocer esta información. Ya ves, soy una madre con gran inquietud.

_¿Fue compleja la búsqueda de información? ¿Tuviste ayuda? ¿Tuviste trabas?

Sí, la búsqueda fue compleja. Al principio, cuando empecé a recopilar la información para mí, me basé en internet, en organismos y fuentes veraces, pero la información estaba muy dispersa, fragmentada y además había que clasificarla. Internet no era suficiente. Fue necesario leer las últimas investigaciones, buenos artículos de revistas de salud, publicaciones científicas y libros que tratan esta problemática.

Una dificultad es que no hay una única legislación para todos los países y, a veces, sustancias prohibidas en un país se permiten en otros. Incluso, esta normativa a veces cambia. A la hora de redactar, el desafío fue lograr una estructura clara, utilizar un lenguaje accesible para todos, y contarlo de forma amena. Basándome en mi experiencia, me pareció importante incluir una cantidad consejos, fáciles de seguir y una guía final para comprar con criterio.

 Por un tiempo limitado el franqueo postal del libro es gratis, cualquiera sea el lugar donde vivas. Solicitalo ingresando al link al final de esta nota.

Por un tiempo limitado el franqueo postal del libro es gratis, cualquiera sea el lugar donde vivas. Solicitalo ingresando al link al final de esta nota.

_¿Por qué  surge la necesidad de volcar en un libro la información que encontraste?

En un primer momento no pensé en escribirlo. Como comentaba anteriormente, la información era para mí. Fue al darme cuenta de la gran desinformación de la sociedad, y aconsejada por mis familiares, cuando me decidí a escribir “Tu bebé, libre de tóxicos”. Podía ser de gran ayuda para otros padres, por eso era importante que transmitiera todo lo que había aprendido, de forma que también ellos pudieran hacer algo para proteger la salud de sus hijos.

_¿Qué fue lo que más te impactó respecto de lo que hallaste en estos años de trabajo?

Lo que más me impactó, y aún hoy me asusta, es pensar que la industria utiliza más de 100.000 sustancias químicas diferentes y que, de una gran parte de ellas, no se realiza un estudio exhaustivo. Esto significa que no podemos saber si son tóxicas, si perjudican o no nuestra salud, cuáles son sus efectos a medio o largo plazo, o si son acumulativas y terminarán por enfermarnos.

Me desconcierta que muchas sustancias y productos desaconsejados o prohibidos en algunos países se permitan en otros. Sin duda, esto es lo primero que debería cambiar. Realmente, si se hace un estudio serio y éste es concluyente y una sustancia determinada se considera tóxica, debería prohibirse en todos los países y, sin embargo, esto no es así. En salud ante la duda prima el “principio de precaución”, pero no siempre se aplica.

Y para terminar de contestar a tu pregunta: algo que ya no me impacta, sino que me apena y no logro entender es que exista una enorme cantidad de productos destinados a bebés y niños formulados con ingredientes químicos –muchos de ellos, nocivos– cuando podrían contener solo ingredientes naturales. ¿Por qué exponerles a los tóxicos ya desde el nacimiento? Es inconcebible…

_¿Cuál crees que es el rol de los medios de comunicación, especialmente de la televisión, en este problema de la desinformación del público?

Creo que el tema es desconocido y no interesa. Preocupa a pequeña escala, en las familias, y aunque hay un interés creciente no es algo que se comente en la calle. Además implica un cambio de mentalidad y de hábitos, y la gente no quiere hacer cambios en su vida. Es algo que parece que cuesta mucho… La televisión, los medios de comunicación, están en gran medida para entretener y para ofrecer aquello que el público demanda. Y este tema no es atractivo, puede aburrir según en qué forma se dé a conocer y, ante todo, no vende.

_¿Cómo ves al sistema educativo, y el papel de la academia respecto al tema?

Del sistema educativo está claro que esperamos mucho cuando éste ni siquiera responde en otros temas esenciales como, por ejemplo, el civismo –que no se enseña y creo que se debería. Pero claro, para empezar, los gobiernos tampoco fomentan la ecología y la prevención en salud. Por ponerte un ejemplo, España, donde vivo, es un país con muchas horas de sol y zonas de mucho viento. Nuestra energía eléctrica podía provenir de estas fuentes pero no se fomenta debidamente su uso.

En los centros educativos se enseña a los niños conductas saludables. Aprenden correctos hábitos alimenticios, se fomenta en ellos el deporte y hasta se les habla del reciclado. Eso es todo, y no es suficiente. Considero que desde pequeños se debería educar también en el amor hacia los animales y el respeto por la naturaleza. Esto es algo tan básico… Es necesario crear conciencia verde en los niños y enseñarles también a ser consumidores informados y con criterio, para que no se dejen guiar por la publicidad.

Tal vez, en este sentido, sean los padres quienes mejor puedan enseñar a sus hijos a través del ejemplo. A los padres les tiene que preocupar vivir en un hogar sano;  tienen que estar informados de cómo evitar convivir con tóxicos. Los niños son el futuro, mañana serán padres concienciados e informados para educar igualmente a sus hijos.

_¿Qué le recomendarías a una madre, a una familia, a la gente en general?

Les recomiendo que se interesen seriamente en este tema, que lean mi libro, sigan los consejos que propongo en él y, si quieren, que profundicen en lo que más les interese. Es necesario que sean muy selectivos a la hora de comprar. Deben elegir muy bien todos los productos que van a aplicar en su piel o poner en su mesa. Siendo muy drástica, en pro de la salud, recomiendo una renovación: que tomen la decisión de eliminar todos los productos de higiene y todos los elementos del hogar perjudiciales y los sustituyan por otros ecológicos. El cambio es muy necesario.

No podemos evitar el contacto con los tóxicos fuera de casa. Por suerte, sí podemos reducirlos en nuestro hogar. El objetivo de mi libro no es otro que lograr un ambiente más saludable para toda la familia.

_¿Alguna reflexión final?

Sí, quiero dirigirme directamente a los padres: Nuestros bebés, nuestros niños son lo más valioso que tenemos. Como madre o padre, debes saber que tu hogar está lleno de sustancias muy perjudiciales que, sin duda, están afectando la salud de tu pequeño/a en este mismo momento. Si no sabes cuáles son estas sustancias, dónde están y cómo eliminarlas, no le estás protegiendo. Es necesario que aprendas y que actúes porque la salud de tu hijo/a está en juego. Insisto: Los niños son lo más valioso que tenemos y deben vivir en un hogar saludable.

Entrevista: Prensa PROTEGER. Se puede reproducir libremente citando la fuente: www.proteger.org.ar

Más información:

• Para adquirir el libro –envío gratuito adonde vivas–, ingresá a: http://www.tubebelibredetoxicos.com

• En facebook: www.facebook.com/tubebelibredetoxicos

Notas relacionadas:

www.proteger.org.ar/prohiben-biberones-plasticos-con-aditivos-cancerigenos

www.proteger.org.ar/50-razones-para-oponerse-a-la-fluoracion-del-agua-potable

Publicado en: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>